Las navidades, independientemente de las creencias religiosas de cada uno, son un periodo en que, tanto niños como adultos, lo viven de una manera intensa y especial. Y todo el mundo, quien más o quien menos, decora su casa de una forma diferente.

El árbol de navidad suele ser un clásico. Sin embargo, no es lo mismo ponerlo artificial que natural.

Aquí os dejamos unas razones para que os decantéis por una decoración más ecológica, poniendo un árbol natural en vuestros hogares:

–        Los árboles naturales, durante su crecimiento han estado generando oxígeno y retirando de la atmósfera CO2, el principal gas de efecto invernadero, que transforman en madera. Por el contrario, el árbol de plástico sólo ha generado contaminación en su proceso de producción.

–        Los árboles naturales proceden de producciones controladas y dedicadas a eso, a ser árboles de Navidad. Cuando se saca uno para la venta, ese lugar es ocupado por otro árbol, y por tanto se genera empleo verde. Además, nuestros árboles proceden del pirineo español y, por lo tanto, son producto nacional J

–        Se pueden replantar. Existen viveros municipales en casi todas las ciudades de España que organizan campañas de recogida de árboles tras las fiestas. Igualmente, ya sabéis que en Mi Árbol de Navidad nos encargamos de volver a plantarlo. Aún así, es verdad que el porcentaje de abetos que sobreviven al final de las navidades no llega al 10%.

–        A pesar de ello, si se secan en casa o su trasplante no puede realizarse los árboles son un desecho natural que no solo no contamina sino que pueden tener una nueva vida convirtiéndose en biomasa o en compostLos árboles artificiales, en cambio, necesitan un proceso de reciclado que implica la emisión de gases contaminantes a la atmosfera.

 

FacebookTwitterMore...